Existen tratamientos ablativos y escisionales para el tratamiento de lesiones por Virus del Papiloma Humano. Mediante la ablación, lo que se busca es destruir el tejido dañado, mientras que, con la escisión, se busca retirar el mismo por medios quirúrgicos.

La decisión del tipo de tratamiento que necesite el paciente la toma el médico, posterior a una amplia evaluación de su historia clínica, de las características de la enfermedad, de la localización de las lesiones, cantidad, tamaño, grado de afectación, entre otras características, pues cada caso es diferente.

La ventaja de utilizar este tipo de tratamientos, es que normalmente se requiere una sesión, aunque evaluando las circunstancias de cada paciente y el curso de la enfermedad, en ocasiones puede requerirse más sesiones de tratamiento.

Algunas características de los tratamientos disponibles:

Ablación con láser: a través de la energía generada por su haz de luz, se produce destrucción del tejido al vaporizar las partículas de agua del tejido dañado.

Electrocauterización: También llamada electrofulguración, es un procedimiento en el cual se emplea una unidad electroquirúrgica (comúnmente conocida como electrocauterio) para la generación de una corriente eléctrica que, al ser apropiadamente utilizada en los tejidos dañados, ocasiona su destrucción.  La unidad electroquirúrgica se puede utilizar tanto para destruir, como para retirar tejido (ablación o escisión).

Es importante mencionar que de acuerdo al diagnóstico previo por el médico especialista, es el tratamiento que se deberá seguir.

Agenda tu cita ahora