Infección y Enfermedad de Transmisión Sexual. ¿Cuál es la diferencia?

Infección y Enfermedad de Transmisión Sexual. ¿Cuál es la diferencia?

En ocasiones existe confusión entre dos términos médicos comúnmente usados: Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). Para diferenciarlos, tenemos que entender primero qué es una infección.

Cuando un microorganismo (virus, bacteria, hongo o parásito) ingresa a nuestro cuerpo y comienza a producir más partículas de su misma especie, hablamos de un proceso infeccioso o infección.  En el caso de las Infecciones de Transmisión Sexual, nos referimos a todas aquellas en las cuales la vía de trasmisión del organismo es por contacto sexual.

Cuando esto ocurre, el microorganismo puede estar en nuestro cuerpo sin producir ningún tipo de manifestación que nosotros podamos notar. Dependiendo el tipo de microorganismo, hay infecciones que pueden durar incluso años sin producir síntomas.

Hablamos de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) cuando la infección por un microorganismo ha logrado producir manifestaciones clínicas, es decir, podemos notarlo o en su caso un médico puede identificar ciertas características que puedan permitir hacer el diagnóstico de una ETS.

En muchas ocasiones, se utilizan ambos términos de forma indistinta, o para referirse a lo mismo, sin embargo, es importante comprender que podemos tener una Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) sin llegar a desarrollar ETS.

La importancia radica en los efectos que tienen las ITS en la salud sexual y reproductiva, ya que se encuentran dentro de las principales causas por las cuales los adultos buscan atención médica. Se estima que cada día, más de 1 millón de personas contraen una ITS. Debido a esto, es de gran importancia realizar revisiones médicas rutinarias para la identificación oportuna de ITS o en su caso, de enfermedades de transmisión sexual.

Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS): Tipos y Métodos de Detección

Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS): Tipos y Métodos de Detección

En muchas ocasiones, las infecciones que se adquieren por contacto sexual (oral, vaginal, anal) o al compartir juguetes sexuales, pueden no presentar síntomas y/o conducir a múltiples complicaciones.  La finalidad de detectar y tratar a tiempo este tipo de infecciones, es evitar las complicaciones futuras. Es importante el tratamiento en pareja para evitar transmitir la enfermedad o presentar un nuevo surgimiento de infección.

Algunas Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) pueden asociarse a la dificultad para lograr un embarazo, pues pueden afectar el útero y trompas de Falopio (salpinges), además de ocasionar dolor crónico en el área pélvica (vientre bajo); enfermedades crónicas como es el caso de la hepatitis o cáncer son asociadas en algunos casos al Virus del Papiloma Humano.

Entre las enfermedades de Transmisión Sexual tenemos las siguientes:

Clamidia

Esta es una de las ETS más frecuentes, es producida por una bacteria (Chlamydia trachomatis), que afecta tanto a hombres como a mujeres, sin embargo, en el caso de las mujeres puede asociarse a dificultades para lograr un embarazo. En el caso de los hombres, es muy importante su detección y tratamiento para evitar el contagio de sus parejas y con ello la propagación de la enfermedad. Es mucho más frecuente encontrar estas infecciones en adolescentes y adultos jóvenes. La mayoría de las veces la infección por esta bacteria no presenta ningún síntoma, por lo cual es muy importante que acudas con un médico especialista para realizarte las pruebas de detección. En el caso de que se presenten síntomas, estos pueden ser: producción de flujo anormal (vagina o pene), malestar al orinar o sangrados anormales. Al recibir el tratamiento correcto, esta infección puede ser eliminada y con esto disminuir la posibilidad de tener complicaciones en el futuro.

Gonorrea

La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual causada por una bacteria conocida como gonococo (Neisseria gonorrhoeae), y puede afectar los genitales o la garganta. Esta infección puede presentarse sin ningún síntoma, por lo cual puede pasar desapercibida. En ocasiones puede presentar flujo anormal en vagina o el pene, molestia para orinar o sangrados anormales. Al recibir el tratamiento se puede eliminar la enfermedad, siempre y cuando este sea a tiempo, antes de presentar complicaciones irreversibles, como es la formación de cicatrices en las Trompas de Falopio (salpinges) en cuyo caso se asocia a infertilidad, ya que es la zona por la cual pasan los óvulos fecundados hacia la cavidad del útero en un embarazo, también se puede asociar a embarazos fuera del útero (embarazo ectópico) o dolor en la parte baja del vientre (pelvis). En los hombres se puede presentar una afección dolorosa de los conductos de los testículos.

Úlceras genitales

Las úlceras genitales son manifestaciones de ETS  como la herpes genital, sífilis, chancroide, donovanosis o granuloma inguinal y linfogranuloma venéreo.

Sífilis

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual causada por la bacteria Treponema pallidum.
Esta enfermedad se caracteriza por complicaciones graves a largo plazo si no se trata oportunamente. Se puede contraer a través del contacto directo con una úlcera durante el acto sexual, la cual comúnmente se conoce como chancro. Estas úlceras se pueden encontrar en cualquier parte de los genitales. Los síntomas de esta enfermedad se dividen en tres fases.
Durante la primera fase, es posible que solo aparezca una úlcera sin otro síntoma asociado. Debido a esto muchas veces pasa desapercibida y se evoluciona a la siguiente fase, en la cual, pueden aparecer más lesiones en otras áreas del cuerpo, incluso cuando la inicial ya se ha curado y también se pueden presentar otros síntomas.

Si no se recibe el tratamiento correcto, se progresa a la siguiente fase, en la cual, desaparecen todos los síntomas, pero usted puede continuar teniendo sífilis en su cuerpo por años sin manifestar ningún síntoma. Puede ser que ya no evolucione a una etapa avanzada, pero en algunos casos esto sucede y produce manifestaciones muy graves como dificultad para coordinar movimientos musculares, parálisis, ceguera o demencia.

Herpes Genital

El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual común ocasionada por el virus del herpes tipo 2, aunque se asocia más a alteraciones orales como el herpes labial o “fuegos”, úlceras en la boca.

El herpes oral puede transmitirse de la boca a los genitales mediante relaciones sexuales orales. El herpes se manifiesta con ámpulas que, al abrirse, dejan úlceras dolorosas que pueden tardar más de una semana en curarse. Puede asociarse a dolor muscular, fiebre, malestar general, síntomas similares a una gripe. Desafortunadamente no existe una cura para el herpes, sin embargo, existen medicamentos que nos ayudan a prevenir o disminuir la duración de los brotes.

Chancroide

Es una enfermedad de transmisión sexual ocasionada por la bacteria Haemophilus ducreyi, la cual ingresa al cuerpo a través de pequeñas microheridas en los genitales por medio del contacto
sexual. La manifestación principal de esta infección es una pústula que posteriormente se convierte en úlcera dolorosa. Esta enfermedad puede ser tratada por un médico especialista quien debe darle indicaciones precisas para usted y su pareja para evitar la reinfección.

Donovanosis o granuloma inguinal

Es una enfermedad de transmisión sexual causada por la bacteria Klebsiella granulomatis que se manifiesta en esta área con úlceras genitales no dolorosas y alteraciones en las ingles parecidas a nódulos que posteriormente se ulceran. Es muy importante el tratamiento durante el curso de la lesión para la remisión completa de la enfermedad.

Linfogranuloma venéreo

Es una enfermedad de transmisión sexual que se produce por algunas variantes de la bacteria Chlamydia trachomatis, pero que, a diferencia de la infección producida por esta misma bacteria en el aparato reproductor de hombres y mujeres, produce alteración en el tejido linfático. La manifestación de esta enfermedad es en etapas. Inicialmente se presenta con úlceras genitales que pueden desaparecer espontáneamente, sin embargo, en la siguiente fase, que inicia 2 a 6 semanas después, se manifiesta con afectación a los nódulos linfáticos, en la región de las ingles.

Hay que destacar que es muy importante acudir con un médico especializado para identificar el tipo de enfermedad y con ello el tratamiento adecuado para la remisión de la enfermedad.

¿Si ya tengo la infección por el Virus del Papiloma Humano me sirve aplicarme la vacuna?

¿Si ya tengo la infección por el Virus del Papiloma Humano me sirve aplicarme la vacuna?

Aunque el momento ideal para aplicarse el esquema de vacunación es previo al contacto con el virus existen muchos estudios los cuales recomiendan su aplicación ya que se previene la infección contra otros subtipos de virus del papiloma humano de los cuales no han sido expuestos. Además, se ha encontrado que al ser portador de alguno de los virus del papiloma humano y aplicarse la vacuna, se realiza una activación inmunológica que genera que la recurrencia de la enfermedad sea menor. Por estas dos razones es por lo que principalmente se recomienda la aplicación del esquema de vacunación en pacientes que ya cuentan con diagnóstico del Virus del Papiloma Humano.

Agenda tu cita ahora