Infección y Enfermedad de Transmisión Sexual. ¿Cuál es la diferencia?

Infección y Enfermedad de Transmisión Sexual. ¿Cuál es la diferencia?

En ocasiones existe confusión entre dos términos médicos comúnmente usados: Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). Para diferenciarlos, tenemos que entender primero qué es una infección.

Cuando un microorganismo (virus, bacteria, hongo o parásito) ingresa a nuestro cuerpo y comienza a producir más partículas de su misma especie, hablamos de un proceso infeccioso o infección.  En el caso de las Infecciones de Transmisión Sexual, nos referimos a todas aquellas en las cuales la vía de trasmisión del organismo es por contacto sexual.

Cuando esto ocurre, el microorganismo puede estar en nuestro cuerpo sin producir ningún tipo de manifestación que nosotros podamos notar. Dependiendo el tipo de microorganismo, hay infecciones que pueden durar incluso años sin producir síntomas.

Hablamos de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) cuando la infección por un microorganismo ha logrado producir manifestaciones clínicas, es decir, podemos notarlo o en su caso un médico puede identificar ciertas características que puedan permitir hacer el diagnóstico de una ETS.

En muchas ocasiones, se utilizan ambos términos de forma indistinta, o para referirse a lo mismo, sin embargo, es importante comprender que podemos tener una Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) sin llegar a desarrollar ETS.

La importancia radica en los efectos que tienen las ITS en la salud sexual y reproductiva, ya que se encuentran dentro de las principales causas por las cuales los adultos buscan atención médica. Se estima que cada día, más de 1 millón de personas contraen una ITS. Debido a esto, es de gran importancia realizar revisiones médicas rutinarias para la identificación oportuna de ITS o en su caso, de enfermedades de transmisión sexual.

Menopausia y sus síntomas

Menopausia y sus síntomas

A lo largo de la vida de la mujer, existen varias etapas caracterizadas cada una por diversos cambios tanto a nivel biológico como psicológico, cultural y social. El inicio de la menopausia se define como aquel que ocurre con el cese permanente de la menstruación por un periodo de al menos 12 meses consecutivos.

A nivel biológico, las mujeres nacemos con una cantidad determinada de ovocitos que a lo largo de nuestra vida va disminuyendo debido a que algunos son programados para morir, otros para desarrollarse y otros para ser seleccionados en caso de que existan las condiciones para que se lleve a cabo una fecundación y un embarazo posterior. En nuestros ovarios, esto tiene una influencia sobre la producción hormonal que va a determinar las características clínicas con las cuales cada mujer va a presentar cambios mensualmente. Antes de entrar en la menopausia, la disminución de esta reserva ovárica impacta en la cuantificación de las hormonas femeninas y esto a su vez, repercute en los síntomas que se presentaran tanto previo a que cese el periodo menstrual como posterior a ello. Todos estos cambios ocurrirán en diferentes momentos y con diferente intensidad en cada mujer. Sin embargo, por lo regular el inicio de la menopausia en las mujeres mexicanas es a partir de los 47 años.  Dentro de los síntomas más frecuentes que las mujeres pueden experimentar en esta etapa de la vida son:

  • Bochornos o sofocos.
  • Alteraciones en los patrones de sueño, presencia de insomnio.
  • Afectación del estado de ánimo (ansiedad, nerviosismo, melancolía).
  • Irregularidades menstruales: cambios en el patrón, intensidad, duración y presentación de la menstruación.
  • Alteraciones urogenitales: dolor en la practica sexual, resequedad vaginal, sangrado posterior a la práctica sexual, resequedad en la piel del área genital, molestias para orinar.
  • Dolor de cabeza.

Es importante la identificación y evaluación médica de estos síntomas, debido a que se debe integrar un diagnóstico en el cual se excluyan enfermedades que pudieran estar ocasionando síntomas similares y con la finalidad de proporcionar un tratamiento adecuado y enfocado a las necesidades de cada una de las mujeres para garantizar una mejor calidad de vida. En Centro Médico Especializado, contamos con médicos especialistas en la atención de las mujeres durante la menopausia.

Enfermedad Pélvica Inflamatoria: complicación de Enfermedades de Transmisión Sexual

Enfermedad Pélvica Inflamatoria: complicación de Enfermedades de Transmisión Sexual

Cuando presentamos una infección sexual que no es oportunamente tratada o diagnosticada, puede ocasionar complicaciones graves, entre ellas la Enfermedad Pélvica Inflamatoria (EPI), está consiste en ser una infección generalizada de los órganos reproductores de la mujer. La mayoría de las veces se ocasiona como consecuencia de una infección no identificada por Chlamydia o gonorrea, sin embargo, otras infecciones de transmisión sexual también pueden tener como consecuencia esta complicación. Generalmente se manifiesta con flujo transvaginal mal oliente, dolor en la parte inferior del abdomen o al tener relaciones sexuales, sensación de ardor o molestia al orinar, entre otras características.

¿Cómo puedes desarrollar una Enfermedad Pélvica Inflamatoria (EPI)?

  • Si tienes una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS) que no es identificada y tratada oportunamente
  • Si tienes más de una pareja sexual y ésta pareja mantiene relaciones sexuales con otras personas
  • Si tienes relaciones sexuales sin protección o el uso de protección no es el adecuado ni en forma correcta

¿Qué puede pasar si no me trato de manera oportuna una EPI?

  • Presentar de manera crónica dolor en la parte inferior del abdomen
  • Desarrollar cicatrices en los órganos internos que se asocien a dificultad para lograr un embarazo
  • Embarazos fuera del útero (embarazo ectópico)

Si se diagnóstica y trata de manera temprana, en muchas ocasiones es posible prevenir las complicaciones de la EPI, no obstante, en ocasiones no es posible revertir algunas complicaciones en el aparato reproductor. Debido a esto, es importante el diagnóstico oportuno de las enfermedades de transmisión sexual que se asocian al desarrollo de enfermedad pélvica inflamatoria.

En nuestro Centro Médico Especializado, contamos con herramientas tecnológicas para el diagnóstico oportuno y tratamiento de Enfermedades de Transmisión Sexual, con atención personalizada por médicos especialistas. No pierdas la oportunidad de prevenir complicaciones asociadas a las distintas ETS.

La Vasectomía

La Vasectomía

La vasectomía se considera el método más efectivo y rápido para el control natal. Consiste en la ligadura y corte del conducto que transporta a los espermatozoides (conducto deferente) logrando que estos no pasen al semen. Este procedimiento es sencillo, rápido y normalmente se realiza en el consultorio con anestesia local, por lo que el paciente sale del consultorio caminando con escasas molestias y la recuperación se da en un par de días. El procedimiento de vasectomía por ningún motivo afecta el desempeño o deseo sexual del hombre ya que solo es una ligadura del conducto que transporta los espermatozoides y no afecta la producción normal de testosterona.

Por lo regular, se debe esperar un par de meses después de la vasectomía antes de tener relaciones sexuales sin algún método de barrera debido a que pueden permanecer algunos espermatozoides en los conductos capaces de fertilizar, por lo que se recomienda hacer un conteo espermático para confirmar que ya no existe ninguno.

Este procedimiento se debe de realizar por un especialista  y de manera adecuada para lograr los mejores resultados, ya que si no se utiliza una técnica adecuada puede no ser efectiva. Asimismo, es importante saber que es una técnica potencialmente reversible en caso de que por alguna razón se desee ser nuevamente fértil.

Vasectomía infografía

Si estás interesado en usar la vasectomía como control natal, ponte en contacto con nosotros y te otorgaremos mayor información.

El DIU, un método seguro de anticoncepción.

El DIU, un método seguro de anticoncepción.

El Dispositivo Intrauterino (DIU) es un método anticonceptivo femenino muy seguro, eficaz y de bajo costo. Tiene la característica de ser reversible, lo que significa que puede ser retirado en el momento que se desee.

Existen dos tipos de DIU; uno de plástico y cobre y el otro de plástico con hormona levonorgestrel.

¿Cómo actúa el DIU?

Una vez colocado en el cuerpo de la mujer, el organismo considera al DIU como un objeto extraño, lo que genera inflamación generando un ambiente hostil para los espermatozoides y los ovocitos. En el caso del DIU con hormona, también genera efectos en el tejido de la cavidad uterina, lo cual no permite el embarazo.

¿El DIU puede producir cambios en mi menstruación?

Sí, sobre todo en los primeros ciclos, en algunos casos la menstruación es más abundante o puede durar más tiempo o se puede presentar mayor incomodidad, sin embargo, con una asesoría adecuada por parte del médico, pueden evitarse estas molestias.

En el caso del DIU con hormona, se producen cambios en el patrón de menstruación, que con el paso de los días tienden a desaparecer. Debido a esto, no se asocia con las características en el sangrado descritas previamente.

Aunque el DIU es un método de fácil colocación que evita de manera efectiva la concepción y te da la oportunidad de disfrutar de una vida sexual plena, su tiempo de vida es de 5 a 10 años, dependiendo del tipo que se utilice, por lo que los especialistas recomiendan hacer un cambio de dispositivo a los 5 años de uso.

En CEMEPAP te podemos proporcionar una asesoría completa sobre este y otros métodos anticonceptivos y de igual forma podemos colocarlo. ¡No dudes en acudir con nosotros!

Beneficios del DIU:

  • Altamente efectivo.
  • Fácil colocación.
  • No requiere recordatorio semanal o diario, como otros métodos anticonceptivos.
  • No interfiere con la actividad sexual.
  • No produce incomodidad en la actividad sexual, ya que se coloca dentro del útero (matriz), no en la vagina que es en donde se lleva a cabo la penetración.
  • Acción prolongada (si así requieres la anticoncepción).
  • Seguro para todas las mujeres, incluso adolescentes y mujeres que no han tenido hijos.
  • Se puede retirar fácilmente cuando busques un embarazo.
  • Para el tiempo que puedes tenerlo, resulta mucho más económico que otros métodos.
  • Reducción del riesgo de Cáncer cervicouterino: estudios recientes han reportado que es 30% menos probable el desarrollo de este tipo de cáncer en mujeres portadoras del DIU, esto debido a la reacción inmune local generada por la presencia del dispositivo en el útero.

 

¿Te interesaría utilizar este método de anticoncepción? Agenda una cita dando clic aquí.

Y tú, ¿Qué sabes de Cáncer cervicouterino?

Y tú, ¿Qué sabes de Cáncer cervicouterino?

Una de las principales preocupaciones del cáncer cervicouterino es su alto impacto en la calidad de vida de las pacientes, debido a los años de vida saludables perdidos una vez que se diagnostica la enfermedad. Al considerar algunos datos estadísticos, sabemos que el cáncer cervicouterino es el séptimo más frecuente a nivel mundial y el cuarto más frecuente entre las mujeres, mientras que en México, es la segunda causa de muerte por cáncer en mujeres.

Ahora bien, el Virus del Papiloma Humano (VPH) es el principal factor determinante para el desarrollo de este tipo de cáncer, encontrándose en más del 99.7% de los casos. Algunos de los factores de riesgo asociados al desarrollo de este cáncer son:

  • Inicio de vida sexual temprana: Si comparamos a una mujer que inicia su vida sexual a los 21 años, con una que la inicie antes de los 18 años, ésta última tiene 2 veces un riesgo mayor de desarrollar cáncer cervicouterino
  • Múltiples parejas sexuales: una persona con 2 o más parejas sexuales, tiene un riesgo 2 veces mayor de desarrollo de cáncer cervicouterino, comparado contra alguien que solo ha tenido una pareja. El riesgo se incrementa a 3 veces mayor, cuando existe el antecedente de 6 o más parejas sexuales
  • Pareja sexual de alto riesgo: se considera aquella pareja que mantiene relaciones con más de una pareja sexual o que padece una infección por VPH
  • Antecedente de otras enfermedades de transmisión sexual
  • Inmunodepresión: se refiere a la baja del sistema inmunológico (nuestro sistema de defensa) como consecuencia de enfermedades ocasionadas por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH)

En el cuello del útero, las mujeres tenemos una zona de riesgo, que es vulnerable a ser dañada por el VPH, las infecciones persistentes pueden ocasionar lesiones que a la larga puedan transformarse en células cancerígenas. Debido a esto es importante el diagnóstico temprano de las lesiones previas al desarrollo de un cáncer.

En Centro Médico Papiloma, encontrarás una atención personalizada, confidencial por médicos especialistas, para el diagnóstico y tratamiento oportuno.

Agenda tu cita ahora