Sabemos que el hombre, por alguna razón, difícilmente se realizará estudios para la detección del Virus del Papiloma Humano, la manera en que se entera que lo ha adquirido es a través de los propios resultados de su pareja.

En estos casos cuando el hombre se presenta asintomático y sin lesiones, deberá acudir con un especialista y realizarse una exploración física llamada androscopía, que consiste en una revisión con un lente de aumento (lupa) del área genital con el objetivo de identificar lesiones. Posteriormente se coloca en la región genital una solución de ácido acético la cual en caso de existir lesiones planas oxida las células y las torna blanquecinas, esto aumenta la sospecha de infección.

En caso de no existir lesiones se deberá de tomar un exfoliado celular de la uretra con un hisopo especial para realizar el estudio de precisión diagnóstica llamado PCR (reacción de cadena de polimerasa) el cual mediante biología molecular y técnicas de secuenciación nos confirma el diagnóstico, nos determina el subtipo y la agresividad del mismo.

En caso de presentar verrugas genitales deberá de tomarse muestra de la lesión para envío a PCR (reacción de cadena de polimerasa) y tener un diagnóstico preciso. Es importante que la persona que tome la muestra tanto a nivel de la uretra como de la verruga sea especialista en esta área ya que en muchas ocasiones pueden ser lastimados por uso de cepillos uretrales o presentar muestras insuficientes que requieran nueva toma y por ende mayor incomodidad.

No está por demás recordar que el manejo, diagnóstico y tratamiento del virus del papiloma humano en el hombre debe siempre de realizarse por un Urólogo el cual es el experto en la atención de esta región.

No dejes pasar más tiempo y agenda una cita con nosotros.

Agenda tu cita ahora